Bodas celtas, una celebración mágica

Si te encanta la naturaleza y toda la temática relacionada con druidas, hadas, duendes, etc., si la película Braveheart te apasiona y sueñas con una boda igual, entonces lo tuyo son las bodas celtas, que se convierten en celebraciones mágicas.

Los celtas habitaron en el centro de Europa, Irlanda, Francia y en zonas de España como Asturias y Galicia. Sus creencias giraban en torno a la naturaleza y todo lo relacionado con ella, como por ejemplo las cosechas. Por tanto en sus ritos, la naturaleza tiene un papel principal, lo que hace que sus ceremonias sean muy bellas. Te explicamos en qué consisten.

En qué consisten las bodas celtas

Las bodas celtas se componen de dos fases, una la de la Ceremonia Celta del matrimonio, que es el rito que une a la pareja y los convierte en matrimonio; y la otra la boda que es la celebración de dicho rito.

Qué simboliza la Ceremonia Celta del matrimonio

Aunque no sea una ceremonia religiosa ni civil, está cargada de simbolismo y su significado es muy profundo, ya que este rito lo que simboliza es la unión de dos almas con el fin de que sus cualidades y fuerzas resulten duplicadas y sus defectos y carencias suplidos gracias al aprendizaje y el apoyo del uno al otro. Todo bendecido con la energía positiva que proporciona la naturaleza y los buenos deseos de los invitados.

En qué consiste la Ceremonia Celta del matrimonio

Es una ceremonia muy bonita y original que tiene varios rasgos únicos. Aunque se trata de una civilización de épocas muy remotas, algunos de sus ritos han llegado hasta nosotros. El resto es personalizado y basado en los estudios que hay sobre los celtas.

Suele ser oficiada por personas especializadas, pueden ser uno o dos. Obviamente por sus características se celebrará en un entorno natural, ya que se reverencia a la madre tierra, en el cual se dispondrá un círculo dibujado con flores blancas. También se colocarán cuatro velas de color blanco que simbolizan la bendición de la unión por los cuatro puntos cardinales.

Además se colocará un altar, siempre orientado hacia el norte y en él deben haber dos velas, una de color plata que representa a la luna y otra de color dorado representando al sol, un cuenco con agua y otro con sal, representando el agua y la tierra.

Entrada de los novios celtas

Al comienzo los novios llegan acompañados de los padrinos. Estos recibirán un regalo simbólico cuando los contrayentes lleguen hasta el altar. Además ofrecerán una ofrenda al altar que represente a la naturaleza.

Durante la ceremonia se producen varios momentos muy importantes. Uno es honrar a los ancestros de los novios y de todos los presentes y ausentes. También la confirmación de contraer matrimonio voluntariamente por parte de los novios, la unión de manos en las cuales las manos de los contrayentes se unen formando un ocho, el símbolo del infinito, atadas mediante lazos. A continuación se procede al intercambio de anillos como símbolo de amor, felicidad y luz en la unión, tras lo cual se encenderá una vela blanca en el altar, la vela nupcial.

Por último, los recién casados cogen juntos la piedra nupcial para consagrar la unión para atraer los buenos augurios y los invitados, que tendrán cada uno su piedra, pronuncian en alto sus buenos deseos a la pareja, depositando dicha piedra en un cesto, como regalo a los novios.

Boda celta

Este ya es el convite propiamente dicho, donde habrá una banda que toque música celta y se tomarán alimentos y bebidas típicos como vino, sidra, aguamiel, pan y tarta nupcial, además de los platos que se quieran servir. Tanto los novios como los invitados, dispuestos en círculo echarán un poco de vino y unas migajas de pan a la tierra como muestra de agradecimiento. Después del banquete, llegarán las danzas acompañadas de la típica música celta.

Y para tener los obsequios necesarios en las bodas celtas, no dejes de mirar la web de Cubretacones.

Send this to a friend