¿Existe la comunión civil?

Tal vez no seas una persona religiosa, pero te apetece que, igual que la mayor parte de los niños de la clase de tus hijos, tus pequeños tengan una fiesta en una edad tan importante como los 8 y los 9 años, anota esta información, porque es posible que el chico tenga una comunión civil.

Obviamente, si celebras una comunión civil para tu pequeño, el chico no tiene que ir a catequesis ni nada por el estilo. Tampoco necesitas buscar una iglesia, pero sí tendrás que ir al ayuntamiento de tu ciudad para saber si la celebran. Pero, antes de continuar, vemos en qué consiste.

Qué es una comunión civil

La comunión civil ha aparecido en el Ayuntamiento del pueblo del Rincón de la Victoria. Allí, dando salida a las necesidades de padres que deseaban que sus hijos también tuvieran una celebración a la edad de 8 a 9 años, pero no eran religiosos, los regidores idearon una fórmula novedosa y original.

Obviamente, estetipo de comunión no es un sacramento ni para por el estilo. De hecho, la religión está totalmente fuera de ella. Aquí, lo que el niño hace es jurar la Constitución española.

Sea como fuere, somos conscientes de que los niños cuyos padres no profesan la religión católica pueden tener problemas en el colegio durante el periodo de las comuniones. Se debe a que, como costumbre más que sacramento, en una época en que los pequeños necesitan sentirse aceptados en su grupo social, no tener esta celebración puede provocar, tal vez no traumas, pero sí contrariedades y falta de comprensión por parte del resto de chicos.

Así pues, la comunión civil puede ser una buena opción para que también los chicos dispongan de todo lo necesario para este día. No ya la fiesta en sí, que es más sencillo, también ese proceso en que el chico se viste, se prepara y disfruta de su acto en el que es el protagonista y pasa por un proceso legal y oficial como cualquier otro, pero sin necesidad de que haya religión por medio.

Cómo celebrar una comunión por lo civil

Obviamente, pasado el trámite, en el que el niño habrá disfrutado de un evento único, tuvo que comprar y estrenar su traje y tendrá su momento especial lleno de regalos, llega la ocasión del convite.

Una comunión laica también debe disfrutar a posteriori de una celebración por todo lo alto para que los chicos disfruten junto a sus amigos y familiares de un día muy especial para ellos.

En este caso, la imaginación es el límite. A la hora de celebrar una comunión, da igual si esta ha sido religiosa o civil. Ahí tendrás que poner todo de tu parte para que tu pequeño tenga la fiesta con la que sueña.

Recuerda, ya no hace falta ser creyente. Si quieres que tu pequeño tenga su propia comunión civil, está al alcance de tu mano. Disfruta de la organización al máximo y haz que tus hijos se lo pasen en grande en una fecha tan señalada para ellos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *