Museum of Broken Relationships, el museo de los corazones rotos

Un oso de peluche, un hacha, unas viejas All Star, un gnomo de jardín son los restos de un desamor y la base del Museum of Broken Relationships, en Zagreb, la ciudad más importante de Croacia.

Los elementos tienen la posibilidad de transformarse en el peor espectro de una separación sentimental; regalos adorados en su instante, son en este momento monstruos sicológicos que nos recuerdan cosas que preferiríamos olvidar. Mas todo ese patrimonio sensible no posee por qué razón terminar en la basura o bien en el fondo de un armario; este museo destinado a las relaciones rotas, da la oportunidad de sobrepasar el trance de una manera creativo y original: todo cuanto nos sobre tras un amor fallido, ayuda a agrandar su compilación.

Todo empezó en el momento en que a Olinka Vištica y Dražen Grubišic, dos artistas croatas, se les terminó el cariño. Tras 4 años juntos, se dividieron las pertenencias recurrentes. Ningún inconveniente con elementos como la tele o bien los libros, mas ¿qué llevar a cabo con todas y cada una esas pequeñas cosas que se adquirieron amor por medio de? De este modo nació la iniciativa del museo, un espacio donde guardar los más íntimos recuerdos que quedan tras un amor que ahora no es así más.

2002, Zagreb – “I love you, qué enorme patraña”, afirma el donante de este oso recibido por San Valentín y que subsistió en la parte alta de su armario porque “no fue el que me hirió, sino más bien el idiota que lo dejó atrás”. Imagen vía brokenships.com

En 2006 concibieron la primera exposición con sus elementos y los de amigos que estaban en ocasiones semejantes. Desde ese momento, este pequeño museo de Zagreb, ubicado en el barroco palacio Kulmer, en la parte alta y también histórica de la región entre calles de piedras y espléndidos inmuebles, fué medrando en popularidad y reconocimientos, como el premio Kenneth Hudson al museo más revolucionario en 2011.

En los últimos tiempos, sosteniendo su base persistente en la ciudad más importante croata, el museo se convirtió en itinerante y ha viajado por la mitad del planeta en exposiciones temporales. En todas y cada una de , otras parejas rotas fueron agregando sus elementos, llenos de historias personales que reflejan siempre la civilización de su país de procedencia, empapados por las características geográficas que influencian las relaciones.

Desde Argentina a Alemania, Turquía, Reino Unido o bien Filipinas, pasando por Cabo Verde, Singapur o bien USA, sus exhibiciones temporales se suceden. Este año, justo el día de los enamorados, ha abierto sus puertas en el Boulder Museum of Contemporary Art de Rojo (EEUU), donde va a estar hasta el 26 de mayo, tras cerrar su exhibe en París a inicios de febrero. En este vídeo Olinka Vištica, su autora, enseña su paso por la ciudad más importante francesa, donde recibió el nombre de Musée des coeurs brisés (Museo de los corazones rotos):

Las causas que hacen que la multitud done una parte de sus experiencias más íntimas tienen la posibilidad de contestar al más puro exhibicionismo, a un alivio terapéutico, o bien tener su causa en el despecho, mas la verdad es que no importan. Sencillamente, desprenderse de estos elementos puede ser una suerte de ritual que asista a seguir; obsequiar nuestra historia amorosa fallido al museo y procurarnos otra novedosa.

El Museum of Broken Relationships da la oportunidad de charlar de las roturas de forma pública, mas en el anonimato. Una asistencia para pasar página, sentirse mejor y comunicar sentimientos universales como pena, tristeza, venganza, odio, resignación, soledad todo tiene cabida y explicación, ya que los elementos, expuestos sin urnas de ningún género, se acompañan de una pequeña nota redactada por el donante.

1975, Eslovenia – Caja de cerillas que un marido logró para su mujer inmediatamente después de la boda. 18 años después, la dejó por otra mujer. Imagen vía brokenships.com

1994, Berlín – Vestido de boda que lució una feliz novia en una boda tumultuaria en Grecia. La pareja se apartó tras no hallar tener hijos. Imagen vía brokenships.com

Guantes, cajas de cerillas, correo por mails, libros, álbumes de boda son los restos de historias amorosas que duraron años, relaciones a distancia, amores de verano, separaciones de hermanos Todas y cada una, historias de pérdida y muy honestas; muchas chistosas, otras tristes, no se olvidan fácilmente.

El Museum of Broken Relationships capta la atención del público de una forma profunda y seria, revuelve los sentimientos más hondos y contribuye a abarcar la fragilidad de las relaciones humanas. Porque las roturas pertenecen a la vida.

Imagen vía brokenships.com

Imagen vía brokenships.com

Imagen vía brokenships.com

Imagen vía brokenships.com

No puede copiar el contenido de esta página
Send this to a friend