¿Qué debes hacer para cuidar tu vestido de novia?

Después de haber pasado tiempo para decidir qué vestido de novia querías llevar el día de tu boda llega este momento: “aquí tiene su vestido, ¡qué salga todo muy bien y felicidades!”. Parece que ya está todo y te vas a ver en casa con tu flamante y delicado vestido sin saber qué hacer con él. Puede ocurrir que acabes de dar el sí quiero y desees tenerlo impecable hasta que llegues al hotel, por eso aquí te vamos a contar unos consejos para cuidar tu vestido.

El vestido de novia antes del enlace

Antes incluso de escoger tu vestido hay cuidados que debes tener en mente. El lugar donde se celebrará la ceremonia y la celebración serán condicionantes para el trato que tendrá el vestido en la boda. En los enlaces de playa es mejor no llevar vestido de seda, ya que el agua salada y la arena manchan y dañan la tela.

Debes asegurarte que el largo del vestido está acorde con tu estatura, para ello tienes que contar con la altura de los tacones, pues esto previene que al arrastrarlo se pueda romper o ensuciar más de lo normal. Y recuerda que los cubretacones protegerán tu lindo zapato.

El vestido de novia debe estar siempre colgado y sostenido por las tiras que salen de las costuras, nunca de la tela del mismo. Éstas se destinan solo para esta función, lo que impide que se dañe o deforme la estructura, pues además evita que otra ropa lo aplaste y que así se pueda arrugar. Debes utilizar una percha de tela, ya que las metálicas lo pueden deformar y con las de madera existe el riesgo de que liberen aceites que puedan manchar el tejido.

Mejor portavestido en tela

En un armario, un vestido puede absorber manchas o polvo, algo normal si está al lado de otras prendas de ropa. Un portavestido en tela suele ser la mejor opción para su conservación, ya que la funda de plástico impide que las fibras naturales del propio vestido respiren, por lo que se amarilleará.

te vamos a contar unos consejos para cuidar tu vestido de novia

Debes colgar y cerrar la puerta hasta el día de la boda. No lo enseñes, ni lo pruebes y tócalo lo menos posible, ya que puedes correr el riesgo de arrugarlo. En caso de que tengas que tocarlo para probarlo o cambiarlo de sitio, acuérdate de hacerlo siempre con las manos recién lavadas, ya que se puede manchar con la suciedad o la misma grasa de los dedos. Sobra decir que deberá estar alejado de niños y mascotas.

En caso de que días antes del enlace el vestido necesite plancharse, lo primero que deberías hacer es hablar con la tienda donde compraste el vestido o con el propio diseñador, quizás ellos puedan planchártelo un día antes. Si cabe la posibilidad de que no fuera posible, lo que debes hacer es confiar en un centro especializado.

No debes dejar en manos de cualquiera el vestido de novia, ya que suelen estar realizados en tejidos muy delicados y cualquier despiste o acción puede que tenga unos resultados no deseados. Si sigues estos sencillos consejos, te aseguramos que tendrás el vestido listo para tu boda y en la mejor de las condiciones.

Send this to a friend