Sexo tántrico: un orgasmo interminable

Caricias frágiles, respiración pausada y penetración despacio sin tener en cuenta las prisas y postergando la eyaculación. ¿Qué te recomienda la combinación? Estamos hablando del tantra, una práctica sexual natural de la India donde se busca lograr la plenitud espiritual a través del contacto sexual.

Quizás te suene a chino o bien solo lo hayas oído en las películas, mas te es conveniente entender que el sexo tántrico asegura transformarse en la práctica popular en estos momentos donde las prisas y es estrés invaden nuestras vidas. El movimiento Slow, o bien lo que es semejante, respetar el ritmo de adentro que nos dicta nuestro cuerpo, nos anima a detenernos y gozar del presente. La corriente llega hasta nuestra cama y cada vez son más los defensores del sexo sin prisa que se rinden a sus preceptos, ya que como varios afirman: “el orgasmo no es el desenlace de la celebración sino más bien el inicio de la celebración”. ¿La meta? Llegar al Nirvana o bien estado de iluminación supremo en sesiones de unas tres horas, a lo largo de las que se procura postergar el orgasmo al límite para conseguir y proveer un exitación profundo que nos puede conducir alén de los límites populares.

En esta clase de relación es clave que la pareja disfrute de seguridad. Imagen vía aimdigital.com.ar

Para entrenar el sexo tántrico es primordial hacer un ámbito interesante con una iluminación tenue, aromas sugerentes y música relajante. Deberéis elegir un espacio que les resulte cómodo y en el que no podáis ser molestados. Allí les sentareis desnudos uno en oposición al otro respirando delicadamente hasta el momento en que consigáis comunicar el aire compasando nuestros ritmos.

Ahora podéis empezar con besos rápidos que de a poco se van a ir realizando más extendidos. Las caricias deben ser lentas tratando evadir la región de los genitales, que sostendrá un estado de excitación continua hasta el día de hoy final en el que se proceda a la penetración, a lo largo de la que se procurará llevar a cabo los mínimos movimientos con la intención de sentir nuestros cuerpos unidos. En el momento en que el hombre sienta que va a eyacular, va a deber respirar intensamente con la intención de postergar al límite el instante.

Estas candelas con aromas suaves están desarrolladas para favorecer un ámbito íntimo y sugerente. Imagen vía tlalpan.olx.com.mx

Varios seguidores del tantra sugieren limitar las relaciones para amontonar la energía sexual y llevar a cabo de cada acto un acercamiento inolvidable. Antes de ponerse manos a la obra es considerable que la pareja aprenda a vigilar la respiración. Un óptimo ejercicio puede ser estando el hombre sentado sobre una colchoneta, la mujer puede sentarse sobre abrazando con sus piernas la cintura de este. Los dos, con los semblantes pegados, podéis empezar a respirar al compás, sin llevar a cabo ningún otro movimiento. Una música correcta puede ayudaros a concentraros en nuestros cuerpos sin tener en cuenta todo lo demás.Esta música fué fundamentalmente creada para el tantra y tiene dentro un único tema de 75 minutos de duración. Imagen vía world-tantra-backlink-base.com

Si estás entusiasmado por esta clase de práctica, tienes que entender que el tantra te da varias posiciones y opciones de disfrute. Aquí te dejamos ciertas más agradables.

1. \’El beso del deseo\’. La pareja se acuesta uno al lado del otro y empiezan a besarse mirándose a los ojos. ¿La contrariedad? Deberéis sostener las manos quietas ya que está contraindicado tocarse. Así se trabaja el control de la excitación y se adiestra la resistencia.

2. Padm. Entre las posiciones sentadas más populares. El hombre se sienta con las piernas cruzadas y la mujer se sienta en su regazo, rodeando el cuerpo de con sus piernas. Para hacer los movimientos sexuales, el hombre apoya las manos sobre los hombros de la mujer ejercitando suaves presiones.

3. Kali. La mujer se sienta en cuclillas sobre el hombre y sin desplazarse empieza a trabajar con los músculos de la vagina. El resultado final es un orgasmo prolongado que liberará a la pareja de energías que logren tener bloqueadas.

4. Gajasawa. se tiende boca abajo con las piernas abiertas. se tiende sobre además boca abajo, arqueando su torso para hacer más simple la penetración.

5. Janu-kuru. Parado, uno en oposición al otro, pasa los brazos tras las rodillas de y sosteniéndola con la parte interna del codo, la levanta hasta la altura de la cintura, mientras que con los dos brazos se sujeta del cuello de .

Lo frecuente es realizar el comportamiento sexual sobre colchonetas en el suelo o respaldarse en almohadones o bien zonas agradables. Para esos más expertos, hay asientos diseñados particularmente para beneficiar la práctica de las posiciones.

Las estudiadas maneras de este sillón asisten a conseguir las posiciones correctas para incrementar el exitación. Imagen vía sillontantra.com

Con la práctica, los cuerpos de los amantes se vuelven tan rápidos que a veces se puede llegar a presenciar una sensación similar a la ingravidez.

Para emular estas experiencias es viable conseguir un columpio que nos deje llevar a cabo el cariño flotando en el aire, lo que transformaría el comportamiento sexual en una vivencia. Este columpio, diseñado para proveer un exitación sin límite en distintas situaciones, tiene dentro un arnés para la parte posterior, uno para la parte frontal y dos argollas para las piernas.

Hablamos de un columpio muy confortable que les dejará examinar nuevos territorios. Imagen vía plaisirmalicieux.com

Para gozar del sexo tántrico hay que estar presto a dejarse llevar y a librarse de ideas preconcebidas. Lo más esencial es descuidarse de las prisas, hacer un ámbito correcto y vivir una vivencia sexual sin la misión de la eyaculación como único desenlace viable. En un caso así, la aventura trata de gozar del sendero sin

reflexionar en el desenlace. ¿Estás presto a examinar los límites del exitación?

No puede copiar el contenido de esta página
Send this to a friend