Barba is beautiful – Weblog de bodas, bautizos, comuniones y moda.

Mensaje de Twitter

Hace ahora numerosos años que las barbas han vuelto a poblar las caras de nuestros hombres. Siempre hubo barbudos (Julio Anguita o bien Papá Noel, entre otras cosas), mas esos más alerta a su apariencia físico acostumbraban a decantarse por afeitarse todos los días, lo que les daba, de entrada, un aspecto más juvenil y más “limpio”.

Aunque de a poco las barbas fueron haciéndose poco a poco más populares entre poco a poco más hombres, fue en el momento en que determinados conocidos guardaron la cuchilla en el armario, que medró la presencia del pelo facial en el ámbito de Weblog de bodas, bautizos, comuniones y moda.. Se muestran en la gaceta Vogue Homme y pudieron verse modelos bien barbados en los desfiles de Gustavo Lins, Dior y Armani.

En el momento de buscar una explicación del porqué del novedoso éxito de las barbas logramos hallar las más distintas teorías, a cada quien más rebuscada. Que si la barba proyecta instintivamente en las mujeres una imagen interesante de virilidad, madurez y aptitud procreativa. Que si la crisis hace un infortunio popularizado en relación a “lo preciso” (oséa, ir afeitado). Bastante difícil…

Hombre, tampoco hay que pasarse…

Es, sencillamente, una moda; una reacción contra el modelo del metrosexual aniñado que pasaba horas atendiendo su imagen, y que indudablemente era más un producto de las pretenciones de las compañías cosméticas de plegar su mercado de usuarios que del gusto de y . La barba no es el único, mas es el primordial ingrediente del hombre retrosexual.

Por eso, con la barba como elemento recibido en catálogos, pasarelas y propaganda, poco a poco más hombres, en su mayor parte jóvenes, eligen por este “accesorio” para llenar su imagen. En este momento, si proteger y atender la barba va a reclamar horas de trabajo, se rompe con la regla primordial de la retrosexualidad: el mínimo de atención al propio aspecto. Corremos el peligro de transformarnos en “retrosexuales de salón”.

Entonces hay barbas y barbas. La barba de tres días mantenida a lo largo de meses acaba siendo artificial. Tampoco valen las bastante cuidadas o bien barrocas. Para barba barba, la de leñador canadiense por lo menos, a la Christian Göran. El bigote es otra cosa; en este momento el mostacho más rancio hace aparición en las caras de los más modernos, comunmente socios a unas lentes de pasta y una chaquetilla de punto.

Y sucede que, alén de Weblog de bodas, bautizos, comuniones y moda., la barba mola. Es natural, despacio, proporciona carácter, facilita cambiar tu aspecto con simplicidad. Y más que nada, indica una personalidad marcada, una manera de ser sosiega y desenfadada, un aprobarse así como somos. Que nos dure.


Tagged with:barba, moda hombre, moda masculina

No puede copiar el contenido de esta página
Send this to a friend