Blog de Bodas : obsequios

Nestor le pidió matrimonio a Santos en un viaje a Londres, después de haber estado juntos sólo tres meses. “Nuestra historia es cortita, pero intensa”, dice Santos, que ya está en plenos preparativos para la boda que se celebrará en junio del año que viene.
Me alegra muchísimo que Santos haya decidido compartir sus experiencias, nervios y la alegría de los preparativos de su boda con nosotros en el blog. Poco a poco nos irá contando cómo avanza la organización de su enlace… cómo prepara ella su personal “Blog de Bodas “. Espero que esta nueva sección os guste, y paso la palabra a la novia.

Siempre he soñado con mi boda. He pensado mucho como quería que fuera todo y una cosa que siempre he tenido clara es que, de regalo para las chicas, quería dar algo útil, algo que mis invitadas puedan usar siempre que quieran. Por eso y por el clima de la tierra donde vivo creo que un abanico es bastante apropiado.

Hay muchos tipos de abanicos, de todas formas, colores y precios. Después de buscar mucho me di cuenta de que algo que parece tan fácil como un abanico no es así.
En todos los sitios que preguntaba los venden en lotes de colores surtidos o en color madera y yo los quería todos blancos. Recorrimos todas las tiendas de detallitos de boda de donde vivimos y nada. Finalmente los encontramos en un almacén de venta al por mayor que me hicieron el favor de buscar todos los blancos y juntarlos para que fueran todos iguales.

Ya tenía los abanicos y ahora había que personalizarlos. También miramos muchas cosas a ver que podíamos encontrar, lo más usual es una bolsita para el abanico, pero ninguna me convencía. Hasta que mi madre, que es una experta en hacer ganchillo, me dio la idea: “¿Por qué no hacemos las fundas de ganchillo?”, y así fue. Empezamos a mirar entre las miles de revista de ganchillo que tiene mi madre, buscando puntos y tipos de fundas para escoger una que viniera bien para el abanico y que no fuera un punto demasiado complicado. Es algo que tiene mucho trabajo, pero merece la pena ya que quedan súper originales y personales.

Creo que a todas les va a gustar el regalo, y seguro que lo van a necesitar porque nos casamos en Junio y por la mañana, por aquí (Jerez) en esa fecha ya se nota el calor del verano y el complemento imprescindible es el abanico. No creo que sea algo que luego se vaya a quedar en un cajón sin usarse y es justo lo que quería.

Espero que os guste, aquí tenéis el resultado:

Hasta la próxima, Santos

No puede copiar el contenido de esta página
Send this to a friend