¿Cómo es el orden de entrada en la iglesia?

entrada en la iglesia

Estamos ante uno de los momento más esperados y emocionantes de la boda, pero es uno de los que más dudas suele generar entre los propios novios. Por eso vamos a aclarar el orden de entrada en la iglesia para que lo tengáis más claro.

Cómo organizar la entrada en la iglesia de tu boda

Debemos saber que hay varias normas de protocolo que detallan cómo tiene que ser la entrada de los novios a la iglesia. La más común dice que sea el novio el primero que accede en el interior del templo religioso y lo hace unos minutos antes de que comience la ceremonia.

Entrará del brazo de la madrina, que suele ser la madre y caminará hasta situarse a la derecha del altar, donde los dos esperarán de pie la llegada de la novia. Los invitados tienen que esperar dentro y situarse a la entrada de la novia. Lo ideal debería ser que entraran según fueran llegando.

Deben sentarse a la derecha del altar los amigos y familiares del novio según dicta la tradición, situándose a la izquierda los de la novia. En los dos casos deben reservarse los bancos de las primeras filas para la familia directa, caso de padres, hermanos, tíos, sobrinos o abuelos, además de testigos o invitados que tendrán una participación activa en el enlace.

entrada en la iglesia

Finalmente llegamos al momento más emocionante de la boda, la entrada en el templo de la novia. El comienzo de la marcha nupcial es una señal para que la totalidad de los invitados se pongan en pie. Cogida del brazo derecho del padre o padrino, la novia irá caminando hacia el altar, pudiendo ir precedida de pajes o damitas de honor en caso de que los tenga.

Estos últimos serán los que se encarguen de llevar las arras y las alianzas que después intercambiarán los novios. Normalmente suelen ser los niños más pequeños los que se encargan de esto, siendo los mayores, que entran después de la novia, los encargados de que el vestido luzca, cuidando de la cola o el velo. Esta tarea también suelen realizarla las damas de honor.

En el altar, la novia suele despedirse con un beso del padrino, situándose a la izquierda del novio. Una vez ahí, los padrinos se pueden quedar en el altar, ocupando un banco en primera fila. El protocolo o las costumbres suelen ser muy permisivas en este tema, por lo que suele ser frecuente ver que muchas madrinas se sitúan a la izquierda de la novia y los padrinos a la derecha del novio, como de forma inversa.

Esperamos que después de estos consejos te haya quedado algo más claro cómo se debe actuar en el orden de entrada a la iglesia. Aunque hay tradiciones que lógicamente se deben respetar, también hay un espacio para la libertad en algunos puntos de la ceremonia.

Lógicamente todo puede tener ligeras variaciones según la iglesia o cómo sea la ceremonia, pero en líneas generales esto es lo que se suele realizar con más frecuencia. Así que ya sabes, deseamos que tu boda sea un éxito y que sea una jornada espectacular, algo que siguiendo estos consejos ya tienes ganado. No obstante, para que todo sea perfecto recuerda usar cubretacones para tus invitadas y lograr que nada falle.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *