Gestión de las emociones en el día de tu boda

Las bodas para la mayoría de las personas que asumen el reto, es un momento tan trascendental que las emociones en vísperas del sí, se presentan como un aluvión en el organismo. Las sensaciones son muchas, los nervios se presentan en forma de fatiga, opresión en el pecho, problemas para concentrarse o los típicos dolores de cabeza o de estómago, asimismo el estrés y la ansiedad, como si lo demás no fuera suficiente. La emocionalidad puede tocarles tanto al novio como a la novia, en igual medida, y cada uno lo manifiesta de acuerdo a su propia naturaleza. 

Ahora, la pregunta que surge ante toda una avalancha emocional es: ¿Cómo puedo gestionar las emociones el día de mi boda? Muchos psicólogos recomiendan enfocarse en los que cada persona quiere, mientras que la mayoría de los que han tenido la experiencia del matrimonio, aseguran que todas las angustias, los nervios y los miedos, acaban. Sin embargo, por lo crucial del acontecimiento, lo ideal es que toda emocionalidad sepa ser gestionada durante la previa del matrimonio, para evitar cualquier desvío del objetivo final. Si deseas saber cómo manejar las emociones ese día tan especial, sigue leyendo el artículo. 

C:\Users\elvia\Downloads\ELVIA TRABAJO\Articulos de Españoles\emociones en una boda.jpg

Gestionar las emociones el día de tu boda  

  • Mantener cerca a alguien que te aporte serenidad. Aunque no lo creas, tener cerca a una persona de confianza, que te haga fácil el día resolviendo cada detalle que te preocupe y sirviendo de apoyo, incluso emocional, es fundamental. Bien puede ser un familiar o el mejor amigo o amiga, pero tiene que ser alguien que en los momentos apremiantes, puedas buscar su mirada y sentirte tranquila o tranquilo.
  • Ponte en manos de un especialista. Acudir a citas con un psicólogo o psicóloga experta en parejas y relaciones afectivas, los meses previos a la boda, es el mejor entrenamiento que te puedas regalar. La psicóloga Patricia Garzón tiene la frase acertada para toda persona que decida unirse en matrimonio con otra persona: “la felicidad empieza cuando cuidas de ti mismo (a)”, acudir con especialistas antes de cambiar de estado civil y de dinámica de vida, es una forma de cuidarte y asegurar que la emocionalidad negativa, puedan acechar tu decisión ese día. El día de la boda, no olvides llamar a ese psicólogo o psicóloga quien tendrá para ti las palabras, los consejos y recomendaciones que necesites en ese momento, para avanzar con más seguridad.
  • Simplifica y enfócate. Si algo no sale perfecto o al menos como tú esperabas, no es el fin del mundo, es necesario tratar de relajarse y enfocar los pensamientos a cumplir con el objetivo final. Lo importante es disfrutar de uno de los días más importantes de tu vida. De ser necesario, dedica un momento a estacionarte y respirar. Existen técnicas de relajación que ayudan a combatir los miedos, los nervios, la ansiedad es estrés, incluso, las ganas de salir huyendo. La respiración diafragmática, por ejemplo, ayuda a bajar los niveles de ansiedad y a concentrarse en la meta a cumplir. 
C:\Users\elvia\Downloads\ELVIA TRABAJO\Articulos de Españoles\novias.jpg
  • Contrata un seguro. Para disfrutar de ese día tan especial, no solo el manejo de las emociones es fundamental, también lo es la prevención ante cualquier imprevisto. Contratar un seguro, significa que se está preparado ante cualquier eventualidad, por lo que, se garantiza la continuidad de la fiesta y el nivel de preocupación no se sumará a los nervios y la ansiedad que podrían formar parte de la previa al sí ante el sacerdote o las autoridades de la institución civil.

No puede copiar el contenido de esta página