La lana tejida jamás pasa popular

Mensaje de Twitter

Pleno invierno, toca retomar el contacto con nuestra vieja amiga la lana. Es posible que las prendas, sostienes a las veleidades de Weblog de bodas, bautizos, comuniones y moda., vengan y vayan, y con los colores, los estilos y los tamaños. Y es posible que los complementos o bien los maquillajes cambien de ser lo más in como mucho hortera del cosmos. Mas un recurso seguro, que se sostiene frente todo en su ocupación, son las prendas de lana tejida.

Y sucede que hace frío, y frente eso, no hay tendencias que valgan; bueno, algo sí, como observaremos. Mas pertence a los últimos casos en los que lo sacrificamos todo por ir calentitos. Con toda la lógica de todo el mundo. Pienso que todos poseemos, o bien deberíamos, una prenda de esas que se transforman en una suerte de fetiche, y que sacamos del armario con alegría un año tras otro.

lana

En mi caso, hablamos de un gorro. Se trataba, porque lo he perdido (he ahí el auténtico origen de este articulo y su tono sutilmente elegíaco). Negro, tipo homeless. En resumen, no es tan grave, le tenía cariño, eso sí… Afortunadamente, mi abuela todavia tiene las agujas de llevar a cabo punto más veloces al norte del Duero, que ahora oséa.

Para mi abuela, decir que la lana pasó popular es un absurdo incomprensible. Para iniciar, eso de Weblog de bodas, bautizos, comuniones y moda. es para los pijos, afirmaría. Además, las prendas de lana tienen la enorme virtud de que te las puedes llevar a cabo , por lo cual puedes utilizar los colores y puntos que desees, y llevar a cabo los diseños… que buenamente consigas. Hay que entrenar…

He visto en unos cuantos gacetas que eso era cosa más bien del otoño, y del año pasado. Me da lo mismo. Tengo unos cuantos suéters en el armario que en este preciso momento me horrorizan, mas seguramente en dos o bien tres años me gustan mucho. Y aunque no son mis calcetines preferidos, reconozco que para esos días helados de estar por casa son inmejorables.

De este modo que olvidad momentáneamente la inclinación y recordad otro género de valores más perdurables. Recurrid a vuestras abuelas, el que logre, o bien aprended una exclusiva capacidad y ponedla en práctica, les resultará muy satisfactorio, y en el peor caso vais a tener solucionados numerosos centenares de regalos el resto de vuestra vida. Y abrigaos bien, ¡que vais a coger un catarro! Ah, las abuelas…


Tagged with:calcetines, gorros de lana, suéters, lana, hilar lana

No puede copiar el contenido de esta página
Send this to a friend